dimarts, 25 d’agost de 2009

Arenys de Munt y la Falange

A veces a las personas que creamos opinión, a mayor o menor escala, se nos presentan problemas de conciencia (aunque hay quien no la tiene…). No es tan fácil abrir el ordenador, tener una idea y plasmarla como si tal cosa. El asunto es más profundo que todo eso, salvo que seas uno de aquellos periodistas que trabaja a sueldo de una institución, partido político, gobierno o cualquier gabinete empresarial. Los modernos trabajadores de la “información a medida” están exentos de estas cuestiones de conciencia, y que nadie se enfade por lo que digo. Son lo que son y trabajan de lo que trabajan.
Con la llegada de las nuevas tecnologías de la información, todo el mundo se ha convertido en “informador” cualificado (o es lo que ellos creen). Basta tener un blog personal para disparar a diestro y siniestro contra lo que sea. Bueno “lo que sea” no exactamente. Más bien lo que interesa, que normalmente es el peloteo a los que ordenan y mandan buscando los intereses propios para ver si cae algo.
Estos nuevos informadores que llenan internet, web y blogs con supuestas opiniones o informaciones de última hora, lo que acostumbran a hacer, por lo general, es “fusilar” otras informaciones que ya han sido creadas por otros y hacérselas propias. Son ‘repetidores’ de noticias que de esta manera se sienten más importantes. Alto, no todos son de esta calaña, también hay creadores de opinión y muchos. Ocurre que a estos últimos se les detecta en seguida por su singularidad. Una cosa es la creación y otra la recreación.
Y le estoy dando vueltas al asunto porque me cuesta tener que escribir lo que pretendo desde que he comenzado este artículo (y que no he ‘fusilado’ de ninguna parte). En estos casos lo mejor es ir al grano: Honorable conseller Joan Saura, deje el cargo a alguno de sus compañeros de partido y váyase. Está usted haciendo el ridículo hace ya la tira de tiempo.
Hay un motivo primordial para explicar la dificultad en decir lo que he dicho; un partido como el PSUC (de donde proviene el citado conseller) me ha merecido muchos respetos durante mucho tiempo.
Ya le vale la nefasta gestión que ha hecho al frente de la consejería que le ha tocado en suerte. Piense que quizá se la hayan concedido a propósito, porque lo suyo hubiese sido cualquier cosa relacionada con los ‘molinos de viento’ o la ecología, puesto que su partido actual se ha casi olvidado ya de la clase obrera. Ya le vale haber permitido zurrar en varias manifestaciones a estudiantes, ciudadanos de a pie y decenas de informadores. Ya le vale el dedicarse a inaugurar comisarías por todo el territorio nacional. Por cierto, ya trabajadas y proyectadas por gobiernos de la Generalitat anteriores. Ya le vale…
Lo que no puedo aceptarle es la infantil (¿o no tan infantil?) jugada de permitir a la Falange Española (partido fascista y franquista donde los haya) manifestarse en Arenys de Munt precisamente cuando los ciudadanos y el ayuntamiento de esta localidad han decidido hacer un referéndum sobre la independencia de Catalunya. Qué casualidad y que decisión tan impropia de un ministro del interior democrático. Ya le vale…
He escuchado por la radio que, haciendo de portavoz del Gobierno de la Generalitat, ha dicho, más o menos, que nada… Si el Tribunal Constitucional (TC) del Estado Español decide cargarse el Estatuto ya discutirán la jugada con el Gobierno de las Españas para darle la vuelta. Muy bien, consejero… Todo menos enfrentarse a la realidad y dar la cara…
He sido invitado el día 12 de septiembre a las 7 de la tarde, a una conferencia conjunta y pública en esa localidad de Arenys de Munt. Iré con mucho gusto. El día 13 de septiembre también estaré presente en la jornada electoral. Espero, Honorable Señor Joan Saura, que ningún fascista ni ningún mozo de escuadra me haga daño por ejercer mi condición de ciudadano demócrata, el mismo deseo espero para los demás asistentes, porque si no es así comenzarían las cosas a ser raras de verdad (que ya lo son bastante), y los creadores de opinión (no vendida) nos veríamos obligados a actuar de otra manera menos diplomática y respetuosa. Se lo digo porque ya no se sabe cual va a ser su reacción personal en este caso concreto y me da un poco de yuyu.

Pedro Morón de la Fuente
Periodista
President de Catalònia Acord

dimarts, 18 d’agost de 2009

Llibertat de premsa

La darrera cacicada del Govern central amb la TDT de pagament és un reflex més dels opacs llaços d'interès existents entre el poder polític i les empreses de comunicació. El problema no s'ha de centrar en un grup concret, perquè la corrupció en aquest àmbit és general. De fet, els que ara critiquen el Govern i el grup de comunicació que ha rebut els seus favors, porten llargs anys prosperant a costa dels beneficis del mateix partit que ara està al poder a l'Estat espanyol. Passa exactament el mateix a les comunitats perifèriques. L'enllaç entre interessos financers, empresarials, polítics i informatius, entre els grups de comunicació, el poder, els partits i les institucions és tot un exemple de corrupció política, econòmica i informativa. En aquest aspecte, Catalunya és una de les comunitats que està als primers llocs d'aquest tipus de corrupció. El denominat oasi català oculta sota la suposada calma de les seves aigües una autèntica claveguera pestilent d'interessos inconfessables. Per descomptat, molts periodistes competeixen entre ells per assegurar-se els primers llocs a l'hora de rebre els beneficis que produeix la corrupció informativa. Sense el protagonisme de molts periodistes, aquest negoci no seria viable...

dimarts, 11 d’agost de 2009

El perfecto botifler

Sabemos a ciencia cierta que existen partidos políticos, que se autodenominan catalanes, que han estado siempre en contra de la implantación del catalán en Catalunya (y valga la redundancia), y también, como no, de la aplicación de las leyes de normalización lingüística de la nación. De hecho conocemos de sobras multitud de entidades españolistas que se manifiestan en contra de cualquier mejora que pueda tener el idioma de Pompeu Fabra.
Estas formas de actuar de partidos y entidades “cervantinas” siempre me hacen daño al oído, pero teniendo en cuenta de donde vienen, se comprenden hasta cierto límite. Ciertamente lo que más me choca en el cerebro y en lo más profundo del sentido común es que haya catalanes de toda la vida, que hablan en catalán y que toda su existencia la hayan desarrollado como tales y que insistan en que “en Catalunya se margina el idioma castellano”. Algunos de estos energúmenos son ya personas mayores que han asistido a la prohibición tácita del catalán durante los 40 años del franquismo. Insisten en la marginación (ahora) del castellano como autómatas. Hasta les parece mal que se rotulen los comercios en catalán y se haya elaborado una ley al respecto. Estos son los más anticatalanes de los catalanes. Botiflers perfectos. Enemigos de los más peligrosos para Catalunya, sus costumbres y sus instituciones. Además tienen la desfachatez de manifestarse como demócratas de toda la vida.
No logro entender, como catalán de nuevo cuño, qué les importará a estos catalanes de socarrel que se hable, se enseñe o se rotulen los comercios en catalán, estando en Catalunya.
Deben ser aquellos que estuvieron tan inmersos en las leyes del “Movimiento” sirviendo tan a gusto a los secuaces del Caudillo, que añoran aquellos tiempos de desfiles de la Falange, camisas negras o blancas, y las multitudinarias exposiciones deportivas del mundo obrero el día 1 de mayo en Madrid.

diumenge, 2 d’agost de 2009

La expulsión de los moriscos fue una limpieza étnica

"La expulsión de los moriscos fue una limpieza étnica”
Asegura el catedrático de Estudios Hispánicos de Londres, Trevor J. Dadson

La cuarta jornada del curso de verano de la Universidad de Almería “La música en tiempos de los moriscos. Las expulsiones de una minoría” y el VIII Festival de música renacentista y barroca que se desarrolla en Vélez Blanco ha comenzado esta mañana con el catedrático de Estudios Hispánicos, Queen Mary, Universidad de Londres. Trevor J. Dadson, que ha participado esta mañana en el taller de historia, donde ha impartido la conferencia “Los moriscos que no salieron y los que volvieron”. Sus estudios y aportaciones son reconocidos internacionalmente. El es uno de los expertos que mantiene que “querían arrasar totalmente un pueblo y su cultura, no queda duda de que fue una decisión de limpieza étnica”.
Conocedor de multitud de fondos históricos, en sus investigaciones ha averiguado que los edictos de expulsión “contemplaban desde el principio que unos cuantos se pudiesen quedar. Los niños hasta cierta edad podían quedarse, las moriscas casadas y sus hijos con cristianos viejos podían quedarse, los moriscos que eran curas o monjas, no tenían que probar que eran moriscos de verdad. Con el paso de tiempo se fue ampliando por presiones de los grupos de poder los grupos que podían permanecer”.
En algunas zonas “el 40% de los moriscos del lugar quedan excluídos de la expulsión, como el valle de Ricote en Murcia, entre enfermos, impedidos, curas y monjes, mujeres y niños”.
Como algunos logran permanecer en sus pueblos sin ser expulsados, entonces es “más fácil para ellos volver porque en el pueblo casi cualquier morisco tiene un familiar, así saben que pueden volver a pueblos que ya tienen contingentes de moriscos, como ocurrió en el Campo de Calatrava donde volvieron tres veces”.
En su intervención ha subrayado que los moriscos de las zonas de Castilla la nueva, Extremadura y parte norte de Andalucía, cuando salen los bandos de expulsión “pensaron que nos le iba a afectar, porque se veían como españoles, llevaban siglos viviendo allí. Cayó como una bomba cuando tuvieron que salir. Empezaron a hacer solicitudes para quedarse”.
Trevor J. Dadson ha tenido acceso a solicitudes que aún se conservan, y en las que aparecen datos curiosos con narraciones muy personales, como por ejemplo, el de una morisca que dice “no tengo hijos ni estoy en edad de tener. Dejaba claro que no iba a tener descendencia. Los moriscos eran conscientes de los móviles de la expulsión”.
Al leer estas historias, “sentí una enorme tristeza, porque saben que se trata de una limpieza étnica”. Es más, este catedrático ha estudiado bandos de expulsión del Duque de Lerma en los que llega a decir que “las tierras de España tienen que quedar completamente limpias para que no quede memoria de ellos”.
Una de las estrategias que buscaron para no tener que salir fue casarse con cristianos viejos. “Iban de pueblo en pueblo. En Villarubia se constata como subió el número de matrimonios en la época de la expulsión. Reunían a todas las moriscas para casarlas con cristianos viejos. El cura está casando continuamente, vienen en grupos familiares, y el número de matrimonios sube, pero no sube el número de bautismos, tarda bastante en recuperarse, con lo cual se desconoce si se casaron de verdad o no”, es decir, si se quedaron en uniones matrimoniales de conveniencia.
En Vélez Rubio “los moriscos eran el 40% del pueblo, si son expulsados ese pueblo muere, se extingue porque era casi la mitad del pueblo”. Los artífices de la primera expulsión “reconocieron después que habían vuelto todos. Los primeros volvieron andando de Francia, durante la noche, por caminos secundarios, y para finales de año, ya habían vuelto la mayor parte, en algunos municipios como Villa Rubia”.
Entre ellos se ayudaban. “Los escondían en las sierras y les llevaban comida. Los metían en sus casas. Cuando compraban los bienes que les obligaban a vender se los devolvían después”.
Sobre las razones de la expulsión, coincide con otros expertos en que no hay “nada exacto de cúando, dónde, cómo y por qué. En los papeles hasta ahora no ha salido. Es algo inexplicable muy difícil de entender. La secuencia de expulsión duró entre cinco o seis años. Los que vuelven se mezclan con los que salen, se hizo un lío tremendo”.
Por último, recordó el caso de un soldado de origen morisco que ayudaba a sus compatriotas a retornar. Uno de los moriscos que había sido expulsado afirmaba “nuestra querida patria”.


Amnistia Internacional

Una entrevista sobre la Feria de Abril de Barcelona