dimecres, 21 de gener de 2009

Algo huele excesivamente mal

"Un dirigente patronal devuelve 1,2 millones que defraudó al erario"
(Diario El País 16/01/2009)
Todo el mundo sabe a estas alturas quién es ese dirigente patronal. Mejor dicho, se sabe hace mucho tiempo y se ha acallado el asunto hasta el cansancio. El hombre se llama Paz Dorado, que había sido durante muchos años el presidente de la Confederación de Empresarios del Baix Llobregat y su compinche en esas correrías, Francisco Sierra. También estaban inculpados dos dirigentes sindicales que han sido absueltos.
El dinero "escamoteado" era de la Unión Europea y estaba destinado a formar a trabajadores, es decir, a cursos de formación. Todos los inculpados, culpables confesos o no, quedarán libres y supuestamente dispuestos para el próximo fraude tras haber devuelto el dinero. Cosas de la "justicia" de Pedro Pacheco. El fiscal ha reducido su petición de condena a dos años para Paz Dorado y uno para Francisco Sierra, y asunto concluido. Ninguno de los dos irá a la cárcel.
Otros personajes por el estilo de los reseñados, y muy cercanos a nosotros, siguen procesos parecidos y todavía no han sido juzgados. El tiempo nos dirá que ocurre con estos modernos ladrones de guante blanco.
Pero ahí no acaba el asunto: a estas alturas Paz Dorado se ha convertido en uno de los grandes empresarios inmobiliarios del Baix Llobregat, posiblemente porque 1,2 millones de euros dan muchos réditos en 8 años (¿eran 1,2 o eran muchos más?). Dorado tiene en propiedad varias hectáreas de terreno forestal en Viladecans y se especula con la posibilidad de que pueda construir en la ladera de Sant Ramon, vertiente Viladecans, y está promoviendo la modificación del Plan General Metropolitano en una zona de 71 hectáreas ¡¡¡dentro del Parc de Collserola y sus alrededores!!! según el semanario digital www.setmanaridirecta.info/ (buscar portada número 122). También lo han denunciado Oriol Matadepera, del citado semanario, y la 'Plataforma Salvem Oliveretes'. Casi nada.

Hemos de recordar forzosamente que Dorado fue el promotor del Mercat de la Muntanyeta de Sant Boi de Llobregat, algunos de cuyos propietarios han tenido que pagar dos veces el precio de su parada o instalar de nuevo la calefacción (en pocos años) y que, dado su raro diseño, es de los menos visitados por los ciudadanos, y un larguísimo etcétera.
Una vez cumplidas sus obligaciones con la Ley, queda en libertad para seguir "promoviendo" asuntos. Las ‘fuerzas vivas’ del Baix Llobregat se supone que están al tanto. Pero siguen mirando al cielo esperando que no nieve y poder decir en los plenos municipales que los ‘meteorólogos siempre se equivocan’…

El Barraquer

Amnistia Internacional

Una entrevista sobre la Feria de Abril de Barcelona