divendres, 26 de febrer de 2010

Las consultas por la independencia llegan al Baix Llobregat


Las consultas por la independencia que se iniciaron en Arenys de Munt como una especie de experimento, ya han llegado al Baix Llobregat, una comarca que yo he calificado en algunos de mis escritos y libros como "territorio comanche". El 28 de febrero (por cierto, fecha en la que se celebra el Día Nacional de Andalucía) se ejercerá el derecho a decidir en varias localidades de esta comarca.
En contra se han manifestado, y se seguirán manifestando, todos los ayuntamientos gobernados por el PSC-PSOE, con la ayuda del PP y Ciutadans, y la postura ‘cabeza bajo tierra’ de ICV. ERC y CIU hasta ahora se han adherido a las mociones ciudadanas presentadas en los plenos.


Ciertamente aún no hemos salido de la ‘transición política del 78’. Cuando a los partidos políticos españolistas les interesa se unen con "Loctite" contra el demonio separatista. La unidad de las Españas es indivisible e indisolubre, caiga quien caiga. El sacrosanto texto de la Constitución Española es inviolable y sólo pueden interpretarlo sus señorías del TC (Tribunal Constitucional) unos señores elegidos a dedo por esos mismos partidos políticos que propugnan la indivisibilidad de la Patria.
Si hablamos del "derecho a decidir" a secas casi nadie se opone. En cuanto quieres utilizarlo para consultar a tu vecino sobre qué le parece que Catalunya sea independiente o no, la cosa toma otro cariz, como si se estuviese consultando sobre la desaparición de toda la península Ibérica. Por tanto ha de ratificarse que los ciudadanos de España no tenemos todo el derecho a decidir sino parte. Por tanto ha de ratificarse que a España aún no ha llegado esa famosa democracia que otros países tienen.
Pero los ciudadanos de Catalunya somos muy obstinados y perseverantes. Aprovechando algunos artículos de la susodicha Constitución Española (como el 20, por ejemplo) hemos consultado y seguiremos haciéndolo pese a quien pese. Como recordarán el año pasado se presentaron miles de firmas a la puerta del Parlament de Catalunya solicitando, mediante una Iniciativa Popular, que se hiciese un referéndum en este sentido. La iniciativa popular, que fue apoyada además con una manifestación multitudinaria, fue rechazada por el Parlament poco después. Es decir ni a las buenas, ni a las malas. Estamos prisioneros de unas leyes escritas hace más de treinta años cuyo único fin es la imposición continuista del colonialismo de Felipe V.


Aquí mandan los que mandan y no importa un pimiento (en apariencia claro) que diez mil ciudadanos catalanes se desplacen a Bruselas a reclamar independencia o que cerca de un millón recorriesen las calles de Barcelona pidiendo lo mismo. La respuesta es la de siempre : "no eran ni diez mil ni un millón" y se quedan tan panchos.
El 28 de febrero tienen prevista la consulta más de veinte municipios de toda Catalunya. En meses siguientes seguirá la ronda. El 20 de junio le toca a Sant Boi donde unos cuantos centenares de ciudadanos ya se han apuntado voluntarios para enfrentar la tarea. A nadie le impulsa un deseo de imponer ideas, nos mueve sencilla y llanamente el derecho a decidir y a escribir nuestra propia historia.

(Publicado en Nas de Barraca mes de febrero de 2010)

Amnistia Internacional

Una entrevista sobre la Feria de Abril de Barcelona