dissabte, 1 d’octubre de 2011

¿Convergència i Unió es la culpable?

La Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, se elaboró en el año 2006  y fue efectiva el 1 de enero de 2007. Es la llamada ley de la Dependencia.
Todos sabemos que en el año 2007 ya se estaba fraguando la tragedia de una crisis galopante aunque se ocultara celosamente. Sólo los especuladores cretinos y bastantes políticos corruptos en el poder, negaban la evidencia que ya nos avanzaban los simples trabajadores de los bancos: “cualquier día estallará la burbuja”. No obstante la élite supuestamente de izquierdas y progresista del Estado Español, con la ayuda inestimable de la brunete mediática, negaba la mayor con insistencia. La derecha tradicionalista y conservadora callaba y otorgaba esperando su turno.

Pese a la evidencia de una inminente crisis mundial de la economía y con todas las alarmas en rojo, el día 1 de enero de 2007 entró en vigor la citada Ley de la Dependencia. No es necesario repetir el gran dispendio económico que significó y significa para las arcas de las autonomías, encargadas de gestionar dicha ley en coordinación con el gobierno central. La ley era y es necesaria por motivos obvios. Nada en contra de tan buenas intenciones y tan loables objetivos, pero fue una ley oportunista por la proximidad de muchas elecciones (generales, autonómicas, municipales) y de una crisis imprevisible en ciernes, convirtiéndose así en una ley electoralista y demagógica y, por supuesto, sin un presupuesto consistente que asegurara su futuro, tal y como hace tiempo se ha demostrado. En lenguaje llano y coloquial “estirar más el brazo que la manga” o “pan para hoy y hambre para mañana”, con la agravante de las expectativas creadas en las capas más desfavorecidas de la sociedad que ahora tienen que retrotraerse en su desgracia y volver a empezar en muchos casos.

Mientras tanto las grandes empresas y bancos españoles se expandían por Sudamérica y otras zonas del planeta, aprovechándose del dinero generado por el boom inmobiliario, y la mano ancha de los alcaldes en lo referente a cambios de calificaciones de terrenos indiscriminados que dejó casi sin suelo público a los ayuntamientos con el pláceme de la administración central. Los bancos te metían el dinero en el bolsillo casi sin tu permiso. Poco después centenares de miles de trabajadores de la construcción quedaban en la calle acompañados del paro y la miseria. Los bancos cerraban las ventanillas y los promotores inmobiliarios lloraban sus desgracias.

Recapitulemos: El momento impropio para poner en marcha la Ley de la Dependencia y otras leyes por el estilo, los planes de implantación del AVE en el territorio Español (sobre todo en las autonomías gobernadas por el PSOE), las enormes construcciones sin el menor sentido de la equidad de aeropuertos, autovías y otras infraestructuras necesarias e innecesarias, agudizó la aceleración de la crisis que ya despuntaba por EE. UU. y que tenía una copia casi calcada en el Estado Español y otras naciones europeas (hipotecas basura, créditos irregulares, especulación bursátil, etcétera.) Añadamos el “remedio nefasto” que aplicó en la herida principal el presidente José Luis Rodríguez Zapatero: El Plan Ë, con el que se remodelaron plazas, calles y jardines al buen boleo y criterio de los alcaldes, bajo la excusa de crear empleo. 9.000 millones de euros se evaporaron en unos cuantos meses en el arreglo (muchas veces innecesario) de viales y equipamientos viejos, nuevos o seminuevos.

Mientras tanto en Catalunya, el Tripartito (PSC-PSOE-ERC-IC-VERDS) no se quedaba rezagado. Nadie duda de sus buenas intenciones (¿) al construir hospitales, acortar las listas de espera, acabar de desplegar a los Mossos de Escuadra (con múltiples cuarteles nuevos) y crear la Ley de Barrios, que ha adecentado buena parte de las zonas más deterioradas de nuestras ciudades con un dispendio económico superlativo que alentó sin tapujos el Sr. Joaquim Nadal desde su conselleria (que ahora se ríe a mandíbula batiente desde su escaño en el Parlament, de los apuros por los que está atravesando CIU). También es de agradecerle a estos tres partidos el aumento cualitativo y cuantitativo del personal de la Generalitat, que ha pasado en 7 años de 140.000 funcionarios  a 243.000 (aproximadamente) ¡100.000 funcionarios más! Por ahí anda la cosa. Cargos de confianza, ni se sabe. Eran aquellos mismos que criticaban a Jordi Pujol por tanto funcionario y cargo de confianza… Claro que todo esto hay que pagarlo, y no un mes sí y otro no. Cuando se crean estructuras e infraestructuras habría que asegurar, por ley,  su mantenimiento en el tiempo.

Durante el tripartito se dio pie a la creación de numerosas residencias de la tercera edad privadas en régimen concertado con la famosa Ley de la Dependencia. Se han construido muchos hospitales también privados bajo el auspicio de la Generalitat, que hay que costear. El número de médicos, enfermeras, maestros, etcétera, se ha incrementado… Todo ello con presupuestos en el aire y en muchas ocasiones a sabiendas del futuro económico que nos esperaba. Los que vengan después que apoquinen. Pensamiento progresista donde los haya.

Y como la economía iba (y va, parece ser) viento en popa (en el primer decenio de este siglo XXI y al comienzo del segundo, según el criterio de la supuesta progresía izquierdista nacional) pues que Catalunya pague el derecho de conquista equitativamente, o sea: 22.000 millones de euros anuales, (y esto ni se discute ni se pone a colación aunque se hunda la bolsa hasta el fondo) dato económico que aún sigue vigente pese a la tan cacareada crisis económica, y sino cómo van a comer en alguna que otra ‘autonomía española’ que vive del cuento de la solidaridad nacional y europea…

CIU hace un tímido intento de poner en la palestra el tema citado con lo del Derecho a Decidir y el Pacto Fiscal y de nuevo, mira por donde, PP y PSC-PSOE niegan con la cabeza al unísono. Por eso aplaudo el artículo de Xavier Brú de Sala en el Periódico de Catalunya titulado: “Defender Catalunya, Si un día el PSC tiene ambición, en sus manos estará cambiar España para encajar Catalunya” (30/09/2011, página 7). A ver si es verdad, demuestran de una vez su catalanidad y se dejan de proclamas panfletarias.

Dice un conocido mío que la situación existente es debido a que “la izquierda históricamente siempre se ha endeudado más”… ¿qué izquierda? Le respondo sin pensarlo. Recuerdo un dato escalofriante al respecto del comentario de mi amigo. Mao dejó morir de hambre a decenas de millones de chinos vendiendo las cosechas que ellos mismos producían a la Unión Soviética a cambio de tanques y otras armas. También me dice que se podrían hacer recortes en otras cosas como eliminar el Senado y las diputaciones o bajar el sueldo de todos los políticos, y en eso no tengo muchos argumentos en contra. Pienso interiormente que si los políticos no cobrasen buenos sueldos, los buenos de verdad se irían a la empresa privada, se incrementarían los malos y aún estaríamos peor.

Mientras tanto en el Parlament de Catalunya se ponen de acuerdo todos los partidos de la oposición para obligar a la coalición gobernante (CIU) a aprobar los presupuestos de 2012 antes de las próximas elecciones del 20 de noviembre (por supuesto PP y PSC-PSOE cogidos de la mano en los momentos importantes de la “historia de España”, sobre todo en aquellos que hay que defenderla ante el enemigo periférico). Toda una jugada política y electoralista con el único fin de poner en evidencia la ruina de Catalunya y señalar como únicos culpables a Artur Mas y sus consellers. Josep Lluís Cleries –dicen también- es muy malo porque no puede pagar las facturas del gasto social herencia de ellos… Por eso han puesto en marcha toda una movilización popular contra el caos que ellos mismos han creado. No podían faltar al frente de las manifestaciones los alcaldes de las poblaciones más desfavorecidas de las comarcas catalanas. Esos mismos alcaldes que durante décadas enteras han derrochado terrenos públicos para convertirlos en privados, y se han subido los sueldos a semejanza de ministros sin ningún tipo de pudor.

Posiblemente sea verdad que en Catalunya y también en la denominada ‘España’, se eche en falta una izquierda de verdad y no ésta que se ha colocado en el poder heredada del franquismo, de plastilina y cartón piedra, a la vez financiadora de unos sindicatos meramente informativos y colaboradora del capital monopolista. Una supuesta izquierda que espera órdenes de Ángela Merkel y vive temerosa de las iras de Obama, que hunde en el estiércol a sabiendas a sus propios líderes y ha abolido, por omisión, la lucha de clases, mientras proclama como solución al desempleo la continuidad permanente de los contratos temporales.
 

Pedro Morón de la Fuente
Periodista
Presidente de l’Associació Catalònia Acord




dimecres, 17 d’agost de 2011

Rubalcaba y las Diputaciones

Rubalcaba dice ahora que hay que eliminar a las Diputaciones porque son instituciones del siglo XIX. Lo dice ahora, precisamente ahora que el PSOE y sus diversas variantes ‘regionales’ han perdido ayuntamientos y gobiernos en todas las autonomías, una vez celebradas las últimas elecciones municipales. Bien, hombre bien. Se le ve el tupé por todas partes…
Han estado chupando de la teta de la vaca más de treinta años, y visto que la vaca ahora tiene otro dueño ya no interesa que de más leche. Tamaña desvergüenza nunca se ha visto en esta parte del mundo. Siga usted así. Sr. Rubalcaba, y la hecatombe de su partido será sonada pasado el mes de noviembre.
La Diputación de Barcelona, por ejemplo, se ha dedicado (desde el restablecimiento de la democracia en el Estado) a repartir prebendas en forma de cheques a diestro y siniestro a entidades y ayuntamientos afines, en un intento de “complementar” adecuadamente a los ‘buenos’ y castigar debidamente a los ‘malos’. Desde esta institución (del siglo XIX dixi) se han rodeado de decenas de asesores, han colocado (porque ellos no ‘enchufan’ como hace la derecha) a sus políticos caídos en desgracia, han elaborado miles de estudios de todo tipo, han editado libros y revistas, han puesto en marcha importantísimos medios de comunicación (Emisoras municipales, Com Radio, Xarxa de TV locales) y un largo, muy largo etcétera...
Pero ahora dice el Sr. Rubalcaba que ‘hay que acabar con las Diputaciones’, cuando mogollón de gente ya venía manifestando la inutilidad de las diputaciones desde tiempos inmemoriales. Si todas las ideas del candidato socialista son tan innovadoras como esta no cal que el Sr. Rajoy haga campaña electoral y siga con sus vacaciones hasta el día 19 de noviembre.
Pedro Morón de la Fuente

diumenge, 31 de juliol de 2011

Catalunya: Independencia o suspensión de pagos

A la gente hay que ir dándole muchas explicaciones cuando piensas algo que se diferencia de la opinión generalizada. Mire usted ¡déjeme con mi quimera, que es mía! Es muy estresante y cansado.
Si la quimera tiene algo que ver con la disidencia, el separatismo o la independencia del país en el que vivo y trabajo, la cosa se complica de manera superlativa. Las explicaciones tipo “perdóneme usted por pensar a sí, pero creo…” se suceden intermitentemente como las paradas del metro. Da igual mostrar cifras macroeconómicas, situaciones políticas, inversiones grandiosas e inverosímiles en territorios increíbles… siempre suena más fuerte el aire al chocar con el tren durante el trayecto por el frío túnel de la incomprensión –siguiente parada: Plaça Espanya-.
Si además eres de procedencia andaluza, como yo, y pregonas a los cuatro vientos que España expolia a Catalunya desde hace mucho tiempo (en ‘román paladino’ adrede) y que ya vale de mantener a otros con el sudor de nuestra frente, me crucifican directamente en las fuentes de Montjuic o en el Parque de la Ciudadela. Menudo imbécil –escucho a veces murmurar bajito, cuando me doy la vuelta. Claro que cada vez menos. Allá por los años 90 del siglo pasado era una mayoría la que me tenía por cretino, anodino y barbilampiño político. Cada año que pasa el asunto (de ‘menudo imbécil’) va a menos hasta llegar a un 50% en los momentos actuales.
Según lo dicho en el parágrafo anterior, el avance sustantivo me convierte en poco más de una década en la mitad de tonto que antes, siempre según la docta opinión de conocidos, amigos, compañeros y algún que otro familiar. No hablemos ya de la plebe lacaya del capital centralista-monopolista español y sus adláteres, ya sean bipartidistas peperos o sociatas.
Todo tiene sus ventajas. Yo me lo paso bomba cuando le digo directamente en la cara a algún come-bollos extremeño, andaluz o castellano (de las anchas castillas) convencido de las bondades del sistema del reparto equitativo de las balanzas fiscales Españolas que son “mu solidarias” y que los catalanes somos tacaños, cromañones y estreñidos por ir en contra: “Mira amigo, estáis viviendo del momio catalán y de los fondos FEDER, y lleváis más de medio siglo intentando salir del agujero sin conseguirlo nunca, confiando en la ‘cuota de partido’ desde los ‘madriles’ y en la verborrea mafiosa y desagradecida de vuestros líderes semi-analfabetos funcionales cuyas lenguas desagradecidas se asemejan a las de las protagonistas de la película Anaconda”. Y mientras tanto en Soria (creo) te compras un billete de autobús por 60 céntimos y en Barcelona te gastas 1,45 y así igual con el pan, agua, luz, butano, cine y cesta de la compra en general. Las jubilaciones y la sanidad pública –no obstante- son igual para todas las ‘regiones’.
Me responden con rapidez que “como puedo pensar así siendo andaluz de procedencia”. Sí, soy andaluz y a mucha honra, pero no tonto, que no es lo mismo que aquello de “dame pan y dime tonto” sino al revés. Trabajo en Catalunya desde hace más de 45 años, pago aquí mis impuestos y veo que se los gastan en otros lugares en formato de trenes de alta velocidad, aeropuertos inservibles, autopistas gratuitas y ‘planes de empleo rural’ para toda la familia. Mientras tanto por aquí nos vemos obligados a cerrar centros de atención primaria y quirófanos por falta de dinero, no de intención política. Con el agravante de que encima los voceros del reino pregonan a los cuatro vientos que “Catalunya va mal por culpa de la derecha”, cuando en los últimos siete años ha gobernado la izquierda pijo-progre más retrógrada, equivocada y corrupta de manera generalizada (más de 30 años diputaciones y ayuntamientos importantes). La misma izquierda que pretende vender nuestro aeropuerto de El Prat a la empresa privada porque, claro, es de ellos. Los mismos que tardaron una eternidad en poner en marcha el AVE Barcelona-Madrid, casi la única vía de alta velocidad que se ha demostrado rentable en la piel de toro. Los mismos que nos hacen pagar cantidades exorbitantes por irnos a bañar de Sant Boi a Sitges o a la Costa Brava, mientras construyen un AVE Toledo-Cuenca-Albacete para 30 viajeros diarios o centenares de autopistas a dos carriles por banda gratuitas. Pero claro, el idiota traidor (a quién, porque a Andalucía no) soy yo, que voy pregonando estas cosas y además en castellano…
Los grandes inquisidores sociopolíticos de la intelectualidad española, supuestamente avanzada, más bien globalizada, de la vanguardia, siguen con aquello que dijo Carlos Marx: “Los nacionalismos son los peores enemigos del internacionalismo proletario”, frase que seguramente repitieron hasta la saciedad Mao, Lenin, Stalin o incluso Troski, mientras obligaron a las naciones del Este a convertirse a la fuerza bruta en la Unión Soviética para provecho político y económico de la madre Rusia, que es la forma más ‘democrática’ de unirse, evidentemente. Cambiemos el yugo del Zar o de los mandarines por los sóviets Siberianos de Stalin o de los 60 millones de chinos ‘sacrificados’ por Mao en pro de la modernidad y la igualdad económica.
El expolio de unos para beneficio de otros jamás ha tenido un éxito continuado. La actual configuración política y económica del Estado Español ha entrado en vía muerta. Ya no vale la invención sibilina y maquiavélica de un federalismo ficticio que perpetúe la desigualdad, tal y como propugna la avanzadilla supuestamente socialista española. Ahora ha llegado el momento de poner los puntos sobre las íes, de decir con claridad que algunas regiones de España son realmente regiones-apéndice del nacionalismo español permanentemente empobrecidas por falta de esfuerzo común e ingenio, y que existen por sí mismas comunidades históricas que son expoliadas por una mayoría altamente improductiva y permanentemente.
Ha llegado el momento de la ruptura o la quiebra del sistema. Las mentiras políticas se perpetúan, el engaño sistemático ya no surte efecto tal y como nos muestran las recientes encuestas de uno y otro bando. El desequilibrio mental de la supuesta izquierda progresista española le ha dado alas y razones evidentes a la derecha conservadora más reaccionaria para que tome el poder. Las equivocadas políticas progresistas (ejemplo: Ley de la Dependencia o el famoso café para todos) basadas en el beneficio de unos con el esfuerzo superlativo de otros, no han podido aplicarse en la actual coyuntura por utópicas. Las políticas españolas de los últimos decenios basadas en el “pelotazo” y el apoyo indiscriminado a los banqueros han fracasado. La asfixia económica de las zonas más ricas del Estado está próxima a producirse.
Antes de que eso llegue definitivamente a empobrecernos a todos por igual más vale iniciar el camino de la soledad. Que cada palo aguante su vela.
Pedro Morón de la Fuente

divendres, 8 de juliol de 2011

Síntomas de la prepotente decadencia española

El país en el que vivimos da muestras cada día de mayores síntomas de decadencia. Una decadencia que enseña su lado más prepotente cuando gasta millones de euros en lujos superlativos que pueden evitarse perfectamente.

Ejemplos al azar…:
-Aeropuerto de Ciudad Real a todo trapo, previsto para 2 millones de pasajeros anuales y que no sobrepasa los dos vuelos semanales. El bar lo utilizan habitualmente los miembros de la seguridad (léase la Guardia Civil) y el personal. Brilla el mármol por doquier…


-El AVE Toledo, Cuenca, Albacete. Parece ser que el algún tramo lo utilizan poco más de una veintena de pasajeros, con paradas en pueblos ovejeros.

-El ministro Pepe Blanco firma un mes antes de las últimas elecciones autonómicas la concesión del AVE en Extremadura, por valor de más de 3.000 millones de euros. Ya me explicará alguien la enorme distancia que hay entre Cáceres, Badajoz o Mérida, capital del imperio de la subvención y los fondos FEDER.

-Proyectos en construcción del AVE en la mayor parte de Andalucía que, una vez acabados, se convertirá en la zona con más alta velocidad del planeta (superando si cabe a la nipona).

-La ciudad de Granada está a punto de acabar la construcción del metro. El ayuntamiento de tan bella ciudad andaluza, no paga la pequeñísima parte que le ha asignado la Junta de Andalucía (unos pocos millones euros de nada) porque argumenta que no tiene fondos disponibles. De alguna parte sacarán el pellizco…

-Una ministra española regala en el año 2010, a un departamento de la ONU, 100 millones de euros para la lucha por la igualdad de la mujer en el mundo mundial.

-Más de 9.000 millones de euros gastados en el plan E el pasado año, para levantar plazas y aceras y volverlas a construir, bajo la excusa de creación de empleo.

Mientras tanto en Catalunya nos vamos apretando el cinturón, cada vez más, viéndonos obligados, por ejemplo, a cerrar CAP (Centros de Atención Primaria) vecinales o a cerrar quirófanos muy necesarios porque no llegamos a final de mes. El gobierno central cierra las puertas a pactos establecidos con Catalunya (como el de los 1.400 millones de euros) después de que nos expolian cada día 60 millones de euros por derecho de conquista indiscutible.

Los crédulos ciudadanos van leyendo estas noticias publicadas en pequeñas columnas de los diarios y hacen caso omiso, como si no fuera con ellos. La realidad es muy distinta y muy tozuda: la pasta para el derroche indiscriminado sale precisamente de nuestras nóminas, nuestra declaración de renta y otros muchos impuestos directos e indirectos. Así vamos muchos catalanes, con la soga al cuello, temerosos de que nos de un ictus o un infarto de miocardio. No es raro, pues, que cada vez las encuestas den más posibilidades a los partidarios de la independencia de Catalunya, desviación que no la provoca, precisamente, ningún partido separatista reconocido.

dimecres, 15 de juny de 2011

Los sueldos de médicos y enfermeras y la insolidaridad catalana

A estas alturas deberíamos de saber todos que al movimiento 15-M se le han añadido los llamados “antisistema”, (como era de esperar por cierta afinidad ideológica) y también la clase llamada popularmente como “pijo-progre”, dejada de la mano de dios después de los dos últimos comicios electorales (autonómicas y municipales).
Estos últimos se han arrimado al legítimo movimiento de los jóvenes para, según mi visión de las cosas, echar leña al fuego, aprovechando la coyuntura del momento y el desconcierto general. Lo mismo han hecho y hacen con el tema de los llamados “recortes” que según ellos está haciendo la Generalitat de Catalunya de Sanidad, Enseñanza y temas sociales.

A este respecto recuerdo perfectamente algunas conversaciones que habitualmente mantenía con mi mentor Ermengol Passola (ya fallecido lamentablemente) a principios de este nuevo siglo, cuando me excedía en mis apreciaciones sobre el déficit fiscal catalán y sus intríngulis.
“–Pedro ten siempre en cuenta –me decía- que si el Govern de la Generalitat actuase de otra manera peligran los sueldos de médicos y enfermeras.“
Yo desde mi ignorancia no lo veía así y creía que era una manera como otra de parar mis ímpetus y mi sed de justicia económica y social al respecto de Catalunya. Pero he aquí que, pasado el tiempo, aquellas palabras de mi maestro en la materia que tratamos, se han convertido en una realidad incontestable: no hay dinero para todos los maestros, enfermeras y médicos. Cierran quirófanos, despiden a trabajadores y se chapan urgencias y CAP en barrios ciertamente necesitados. Y como la culpa es negra y no la quiere nadie se la echan al gobierno que lleva cuatro días al frente de Catalunya…
No está mal, ahora ya sabemos, por la única balanza fiscal que publicaron hace unos cuantos años los oligarcas madrileños, que se nos habían escamoteado más de 15 mil millones de euros convictos y confesos en las cuentas del estado español. Ahora las previsiones son de unos 22 mil millones, o lo que es lo mismo, 60 millones de uros diarios (¡10.000 millones de las antiguas pesetas cada día!).
No conformes con el asunto (y por un claro remordimiento de conciencia) deciden oficialmente devolvernos 1.400 millones de euros. Finalmente no lo hacen y de todas esas lluvias se derivan los lodos de ‘los sueldos de las enfermeras y los médicos’ preconizados hace diez años por el difunto Ermengol Passola y que se ha convertido en una realidad.

Se han montado, se montan y se montarán centenares de manifestaciones en toda Catalunya contra los “recortes” injustos que la actual Generalitat está llevando a cabo. La tabla reivindicativa la han añadido, justamente, a la realizada por los justamente “indignados” pero bajo un cariz partidista y político que huele muy mal. Que devuelvan a los catalanes lo que injustamente nos quitan y tendremos para pagar a todo el mundo y nos sobraría para hacer un hospital nuevo en cada comarca y los Juegos Olímpicos anualmente en cada una de las cuatro capitales. Si se trata de solidaridad interterritorial que nos pregunten en qué grado y cantidad queremos serlo… No puedo tragarme, por intragable, que ningún gobierno democrático cierre quirófanos, servicios de urgencia o CAP por estar más a la derecha o a la izquierda. Búsquense otra escusa que no cuela.

Visto lo visto, si a alguien hay que reclamar es al repartidor de la ‘menjadora’ o sea; al gobierno socialista. Claro que en el imaginario popular interesado ha quedado fijado aquel chiste: ‘el hilo de cobre la inventaron un gallego y un catalán tirando de una peseta’. La contrapartida es que cuando se habla y se ponen tópicos a Catalunya entramos en el mismo saco algunos millones de andaluces, extremeños, gallegos, que ya somos parte de la tierra y que pagamos los impuestos aquí como el que más. No obstante es frecuente poder constatar que son precisamente estos últimos los que más arriman leña al fuego en lo referente a la presunta insolidaridad fiscal de los catalanes, arrimando la sardina, al ascua y haciendo el juego sucio a los escamoteadores reales.

Pedro Morón de la Fuente
Periodista

dijous, 9 de juny de 2011

Derecho a decidir (¿Cómo dice?)

Para los que se consideran demócratas de verdad, se da por entendido que todo aquello que suene a nazismo, imposición, guerras fraticidas, enfrentamientos violentos, dictaduras, tiros, bombas y un largo etcétera, ha de estar descartado de antemano en toda ideología que se precie.

Por el contrario el diálogo, la propuesta coherente, la toma de posturas a izquierda, derecha o centro, han de ser admitidos por todos como algo normal. Mucho más, por tanto, ha de ser lógico y elemental, el derecho a decidir, el de manifestarte independentista, nacionalista o unionista, español, andaluz o madrileño, servio o croata.

Pero hay muchos individuos en este país, que a pesar de llevar la palabra democracia dibujada en la frente para poder distinguirse, consideran que los derechos señalados en el segundo parágrafo están fuera de lugar. Su argumentación es simple: ‘España es una y no veintiuna.’ Y yo me pregunto ¿Cuándo procedieron a la unificación de las españas lo hicieron democráticamente? ¿Hubo algún referéndum al respecto? Bueno, parece ser que no, muy al contrario utilizaron los métodos del primer parágrafo.
Es evidente que aquellos que ponen en tela de juicio las nacionalidades históricas del Estado Español, no cuentan demasiado con los ciudadanos de las mismas. Los amos no han de consultar con los criados los asuntos de la propiedad…

Deducimos por lo dicho que el status quo no puede romperse de ninguna de las maneras en este país, y los que piensan diferente han de volver a las catacumbas o callar y conformarse porque, esos demócratas de pedigrí unionistas empedernidos gritan más, tienen el ejército y la razón suprema de su parte. “Antes roja que rota” gritaban los parlamentarios españoles del siglo XX a las primeras de cambio. O aquello de Azaña: “Está visto que Barcelona ha de ser bombardeada cada 50 años para que sepan quién manda”, ¡válgame Dios! Pues así estamos todavía..

-Pues mire usted, es que yo quiero ser catalán y no español…
-¿Cómo? Usted es español porque ha nacido en España… Y si me apura católico, apostólico y romano porque está bautizado ¿Si o no?
-Mire usted, pues si, pero…
-Usted lo que es un separatista de mierda, un desvergonzado y un insolidario. Seguro que ahora me saldrá también con lo del déficit fiscal…

Claro, y así empieza y acaba la cosa, porque los defensores de la indivisibilidad de la entelequia española no atienden a razones de ningún tipo, y entienden la disidencia como un crimen abominable que no ha de ponerse en tela de juicio. Es un dogma y la democracia está muy por debajo de eso.
Incluso los del 15-M de plaça Catalunya –sorprendentemente- se han tirado no sé cuántas semanas para incluir en su ideario “El derecho de autodeterminación de los pueblos” (o lo que es lo mismo el derecho a decidir), ya aprobado por la ONU hace muchas décadas. Se nota que les sonaba a ‘catalufo’ independentista y ESO NO, hasta ahí podíamos llegar…

Pedro Morón de la Fuente

diumenge, 24 d’abril de 2011

Independentisme fragmentat

El món de l'independentisme català camina manifestament revolt, i mai millor dit. Els d'un costat s'han passat a l'altre i els que criticaven als uns i els altres, ara són íntims amics. Podria considerar-se normal, ja que les aigües revoltes tendeixen a estroncar-se tard o d'hora. Ocorre que el material que manegem és altament sensible i no pot tractar-se a la lleugera ni aplicar-se-li l'anterior paràgraf, és necessari una anàlisi seriosa i no serè jo que em veig incapaç de fer-lo en les actuals circumstàncies.
Si de cas m'atreveixo a esbossar, des de la meva modesta perspectiva, algunes pinzellades del que ha ocorregut, en la seguretat que gairebé ningú hi ha gosat fer-lo amb claredat. No crec necessari citar noms de líders ni partits concrets, ja que no ajudaria gens a la qüestió, al contrari, la complicaria.

D'una banda la divisió que s'ha produït al si de l'independentisme català, i que he viscut personalment des de dins, és inqüestionable i no ho hauria fet millor el servei secret de l'oligarquia centralista espanyola, ni tampoc els defensors de la unitat indivisible de las ‘españas' profundes. A això ha contribuït notablement l'enfrontament obert d'alguns dels líders independentistes més carismàtics que, s'entén, estaran a la ment de tots. La brunete mediàtica ha ajudat tot allò possible a la confusió general, però alguns mitjans de comunicació catalans, sobretot certs fòrums independentistes d'internet i de molta circulació i arrelament, que han aplicat una ideologia purista i selectiva que en la majoria d'ocasions ha propiciat la divisió, fregant fins i tot el racisme i la xenofòbia.
Per una altra, hi ha hagut maniobres amb rerefons altament polític bastant sospitoses. Parlant clar: el transfuguisme que han practicat algunes personalitats de renom ha estat a l'ordre del dia, sense amagar-se en cap moment i a cara descoberta. No fer-ho així hi hagués estat gaire més sospitós.

Des d'un principi (molt abans de la manifestació dels 10 mil a Brussel·les) i per palpable partidisme, s'ha injuriat la participació de nombrosos militants del partit que més independentistes pot aportar: Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). D'això han pres bona nota directament els dirigents d'aquest partit. Però sembla que el propi moviment independentista, encara en la seva situació de profunda divisió, no s'ha adonat en tota la seva extensió d'aquest detall de vital importància de cara a la consecució de la independència de Catalunya. Pot ser degut al fet que es considera els independentistes de Connvergència com de “baixa intensitat” per posar alguna qualificació distesa. Fins i tot alguns antics destacats convergents, passats a l'independentisme més radical, fiquen el dit profundament en aquesta nafra oberta i són, ara, els més bel·ligerants anticonvergents.
Per això no és estrany que aquests coneguts elements, partidistes, i de poques mires per cert, vegin extravagants les actuals posicions en defensa de l'independentisme de Jordi Pujol o Artur Mas entre altres molts, amb tots els matisos que es vulguin, però posicions independentistes al cap i a la fi. Fa la impressió que veuen millor els líders convergents com a comparses del autonomisme y el ‘pactisme' que com a partidaris de la independència a mitjà termini, possiblement perquè interessa als seus mires personalistes i egòlatres. Postura netament equivocada i que condueix al moviment independentista actual, inevitablement, a un carreró sense sortida i amb trampa inclosa. La sentència que proposo ja s'ha dit fins a la sacietat: sense CDC no pot haver-hi independència de Catalunya en la conjuntura actual.

Ha de dir-se amb tota rotunditat que és una llàstima que un moviment sorgit de la societat civil més aviat espontani, pacífic, i capaç d'aglutinar a centenars de milers de persones amb tan pocs efectius humans i econòmics, se'n vagi al trast fragmentant-se en múltiples formacions que l'únic que han aconseguit ha estat “colar” al Parlament a quatre diputats de SI (tres i un, més aviat). El curiós és que ni aquests quatre diputats han aconseguit mantenir-se units, i a més a més hagin qualificat a aquest avanç com a triomf indiscutible de l'independentisme català, quan el major partit independentista amb representació parlamentària és ERC i ha perdut en l'última contesa electoral 11 diputats ( de 21 a 10), la qual cosa sumat amb els dits ens dóna una quantitat negativa de menys 7 diputats comptant els 4 guanyats per SI.
Per a aquest viatge tantes alforges? Qui ha guanyat escons? CiU Per què? Hi ha diverses respostes, però una d'elles ha estat la desunió de l'independentisme que molts ciutadans han pogut observar palpablement. Per tant tan sols cal aplicar el refrany de l'acudit, “vergueta, que em quedi com estic”.
Una altra de les respostes donades pels ciutadans al desgavell electoral independentista és la pèrdua de vots que se n'han anat enlloc, a causa que els grupuscles que es van presentar a les eleccions amb els seus líders il·luminats no van arribar, de cap manera, a la quantitat legal exigida. Ha estat tal el desgavell en el món independentista que a alguns líders que van menysprear en les últimes autonòmiques els presenten ara com a caps de llista en les municipals de Barcelona.

El cantant Ramoncín deia un dia d'aquests en Canal Català –més o menys- ‘Aconseguir la independència de Catalunya és summament fàcil, només cal presentar-se a las eleccions y guanyar-les' i ho va repetir diverses vegades. De la manera que ha quedat aquí expressada la qüestió, i que reflecteix la realitat existent sota el meu punt de vista, tardarem molt a aconseguir aquest objectiu. No obstant això la consulta de Barcelona ha deixat àmpliament demostrat que, extrapolant els resultats a les municipals, hagués estat el partit majoritari en unes hipotètiques eleccions. Condició sine qua non: unitat d'acció i front únic, quelcom que analitzant succintament el panorama actual, en el que imperen els personalismes, elitismes i sectarismes diversos, és més que impossible.

Pedro Morón de la Fuente
Periodista

dilluns, 28 de març de 2011

La “izquierda progresista” española o la desvergüenza nacional

Cansa ya leer constantemente las argumentaciones insustanciales de ciertos carcamales de la política. Dinosaurios esperpénticos potenciales que viven y trabajan en despachos-museo fosilizados y que asoman sus garras al exterior para criminalizar lo que ellos llaman “la derecha”. No se refieren a la derecha derecha. Esa derecha que legítimamente (o no) ocupa ese espacio político que favorece, irremediablemente en la democraacia que nos hemos dado entre todos, a empresarios, el libre mercado, a la banca (o finazas especulativas) y que va en contra del avance de los trabajadores. Una derecha que persiste, y persistirá, por los tiempos de los tiempos.


No, los paquidermos creadores de opinión de la política “izquierdoso-pijo-progre” de ahora, no se refieren a esa derecha. Sus ataques van dirigidos hacia otra derecha que les parece más peligrosa; el centro derecha o la derecha democrática, democristiana, democrata-liberal, y partidos por el estilo. ¿Por qué? Porque ven peligrar su espacio político, el único que les queda después de haber renunciado a la revolución proletaria, al comunismo, al socialismo y a todos los ‘ismos’ de la izquierda tradicional. La derecha –dicen- siempre es la derecha, ya les gustaría, ya, que todos fueran de la Falange…Ellos son la izquierda progresista y siempre lo será aunque ahora no esté de moda y sea hasta mal vista por no poner en practica sus ideales. Es esa izquierda que tira la piedra y esconde la mano. La misma que ha dejado arrasadas las costas y las ciudades de asfalto y ladrillo. La que ha metido la mano en el cajón igual que hace la derecha derecha.

La mismísima izquierda que ha dejado las arcas de la Generalitat de Catalunya cargadas de facturas impagadas y sin un euro. La que hará lo mismo, en breve, cuando pierda otras muchas autonomías. La que argumenta razones peregrinas para haber dejado en bancarrota a siete millones y medio de personas, apoyándose en las ayudas a las capas más desfavorecidas de la sociedad con quienes tampoco han cumplido, por aquello de “estirar más el brazo que la manga” durante sus desastrosos siete años de mandato. Ahora sólo les queda que echar los leones a Artur Mas (y a Rajoy, por lo que se ve llegar) y proclamar a los cuatro vientos que son más inocentes que las ánimas benditas.


Es esa izquierda, vergonzosa, que ha renunciado en los últimos treinta años, a sus principios más fundamentales. La que ha vendido a los trabajadores y ha ‘comprado’ a los sindicatos, la que nos metió en el ‘ajo’ europeo y del euro sin medir las consecuencias. La “izquierda progresista” que tiembla y acepta sin recato las órdenes de una señora de derechas llamada Ángela Merkel ¿les suena? La misma izquierda que ha gobernado durante los años en que ha florecido la burbuja inmobiliaria. La misma “izquierda” que no ha dudado en secundar las políticas proteccionistas de Obama, Sarcozy, Merkel o Gordon Brown, en políticas financieras consistentes en robar a los pobres para premiar a los ricos.


Exactamente esa pseudo-izquierda que vende material bélico a países del tercer mundo a los que después envía tropas para salvar a sus ciudadanos de las garras de los mismos compradores, en un derroche sin precedentes de desvergüenza. Seamos serios señores. La izquierda tradicional a la que se refieren esos políticos dinosaurios antediluvianos, que pueden ser profesionales o ciudadanos crédulos de a pie, ya no existe en el Estado Español. Hace tiempo que ha desaparecido.


Dejen de argumentar idioteces contra la social democracia (que ustedes mismos introdujeron en este país vía Billy Brand) y dedíquense un tiempo a reinventar de nuevo su izquierda obsoleta. Cuando lo hagan, si es que lo hacen, dejen un espacio para la participación de la clase trabajadora, a la que tienen muy olvidada en sus programas electorales. Déjense de “barones”, “capitanes”, de poltronas y sueldos millonarios. Vuelvan al tajo con los obreros (a los que tienen bastante desamparados. Recuerden, 4,5 millones de parados, casi el doble de la media europea) y recuperen, de verdad, su espíritu solidario y progresista.





Pedro Morón de la Fuente

Periodista

divendres, 11 de març de 2011

Carta oberta de la PDD


Carta oberta al Govern de la Generalitat i als governs d'altres institucions catalanes:
Els representants de les institucions catalanes recorden, públicament, moltes vegades, que una de les característiques més remarcables del nostre poble és tenir una xarxa d'entitats cíviques, socials i culturals que articulen la societat civil. La vida associativa constitueix, en efecte, la cara i els ulls de la identitat nacional catalana i és una de les fonts del seu benestar col·lectiu. Per això, sempre, especialment des que hem entrat en el procés de restabliment de les nostres llibertats, hi ha hagut una constant complicitat entre les nostres institucions representatives i aquestes associacions. S'ha construït una relació de mútua simbiosi que impulsa el progrés del poble a tots els nivells.
L'associacionisme català se sosté gràcies a les aportacions voluntàries de la gent que hi participa i als ajuts que rep de les institucions, que ho tenen en compte en els seus pressupostos, per més que no signifiquin una quantitat especialment apreciable.
Tot i això, en els moments de crisi com els que estem experimentant ara, els nostres governs, que no deixen d'insistir en la necessitat de mantenir viu l'associacionisme a fi d'alimentar el benestar col·lectiu, deixen de posar l'atenció que caldria per garantir les activitats que realitzen sense afany de lucre. De fet, molts projectes, dotats d'ajuts econòmics aprovats, no es poden dur a la pràctica per incompliment puntual dels qui, des de les tnstitucions públiques, s'han compromès a copagar-ne els costos. La situació ha esdevingut tan greu que moltes entitats, solvents i de prestigi, es veuen obligades a plantejar-se si han de plegar.
Davant d'una pèrdua anunciada de tantes associacions, de conseqüències tan negatives per a la vida del nostre poble, és urgent que els dirigents de les nostres institucions públiques reconsiderin la seva conducta, almenys per evitar mals difícilment reparables. Perquè, com és ben sabut, la gran majoria de les entitats en procés de liquidació han necessitat molts anys per aixecar-se i créixer.
Fem una crida, doncs, mitjançant aquesta carta oberta, a les institucions, perquè es replantegin aquesta decisió, tot demanant que s'hi adhereixin les entitats afectades avui, o probablement, un demà proper. Cadascuna d’aquestes entitats forma part d'un tot que permetrà veure les dimensions que ha pres aquest conflicte i contribuirà a estendre el crit d'alerta cap als nostres representants elegits. Manifestem que la PDD no rep cap subvenció de les nostres institucions i, per tant, el nostre objectiu és contribuir a la cohesió social del país i a solidaritzar-nos amb les entitats que necessiten els esmentats ajuts. Volem que les entitats de la societat civil sobrevisquin!


Plataforma pel Dret de Decidir

dimecres, 23 de febrer de 2011

Del rumor infundado a la presunción de inocencia

La presunción de inocencia es una práctica democrática que todavía no ha llegado a nuestro país.
Basta que cualquier indocumentado con malas y rudimentarias artes, lance a la opinión pública de su entorno cualquier rumor sin fundamento, para que “crédulas” personas miren de reojo al que es objeto de la inquina y caiga sobre el sospechoso el más negro de los recelos. El dicho “difama que algo queda” está más que vigente en nuestra sociedad. Y no te digo si la persona a la que van dirigidas las supuestas difamaciones es alguien medianamente conocido…
Nadie se para a ‘rascar’ un poco sobre el tema o a indagar la veracidad de lo que se afirma. Lo que ha dicho el indocumentado (aunque todo el mundo sabe que lo es) corre por bares, peluquerías y mercados como un reguero de pólvora y al cabo de poco tiempo se ha convertido en noticia veraz. En casos graves en los que se ven implicados personajes de renombre, diarios, revista, tele-basura y la sociedad influenciada y contaminada, juzgan mucho antes que los tribunales de justicia. Queda claro el tipo de demócratas que hay en el extremo occidental de Europa.
Claro que algunos ponen en tela de juicio lo que el individuo repite hasta la saciedad, porque claro, todo el mundo sabe que es un bocazas desde que nació y ha vivido siempre gracias al favor ajeno y pidiendo migajas, no por sus valores personales.
Es más fácil dar por cierto que preguntar, y lo grave es que en medio puede haber amigos comunes que se crean al sujeto sin molestarse en preguntar al supuesto inocente. Posiblemente les moleste tener que preguntar para contrastar la difamación, cuando es precisamente ese detalle el que los convierte en más demócratas. Y al final no preguntan y se quedan con la versión tergiversada de la historia.
Harina de otro costal son aquellos que se aprestan a proteger a sus compinches políticos o no que han efectuado desfalcos, robos o malversaciones bajo la capa protectora de la presunción de inocencia, que queda muy bien, pese a saber que son culpables.
Los ciudadanos/as que lean esta columna seguro que habrán pasado por este trance alguna vez en su vida. Si alguien les ronronea en el oído sobre otra persona conocida por ambos, no tiene más que completar la historia hablando con el afectado/a. De esta manera estará mejor informado/a, sabrá quién es el ‘malo’ de verdad (o se hará una idea) y será más demócrata. Seguro que así funcionarían mucho mejor todas nuestras interrelaciones personales y viviríamos en un mundo más justo y controlado.
(Publicado en Nas de Barraca nº 293, febrero 2011)

dimarts, 22 de febrer de 2011

Un mal negocio

Els catalans, de vegades som imbècils; però no pas per això hem de deixar de ser catalans, hem de deixar de ser imbècils (Joan Sales)

Un mal negocio
La Vanguardia
David García 18/11/2010


El aumento del independentismo en Catalunya no es casual ni responde a circunstancias difíciles de explicar.
Si dejamos las razones identitarias a un lado y nos centramos en el día a día, ¿quién puede defender el espolio que padecen todos los catalanes, independientemente de si se sienten españoles o catalanes?
¿Quién puede defender que España robe a Catalunya 60 millones de euros al día a partir del déficit fiscal?
¿Quién puede defender que los estudiantes catalanes reciban sólo el 5% de todas las becas del estado y los estudiantes de Madrid reciban el 58%?
¿Quién no querría ver aumentada la renta per cápita anual de los catalanes en unos 2.400€ al año si tuviésemos seguridad social propia?
¿Quién puede defender que el "Ministerio de Cultura" haga un gasto anual por cada español de 47€ y por cada catalán sólo de 5€?
¿Quién querría viajar con el 40% de los trenes construidos por el Estado durante la década de los 70 que se consideraron obsoletos y que aún circulan por Catalunya, mientras que Madrid sólo tiene el 4%?
¿Quién no querría ver a su país 7 veces más rico como dijo el Premio Nobel de Economía Aplicada en la UB el pasado mes de mayo?
¿Quién puede defender que 1 de cada 3 años el Ministerio de Fomento no invierta nada de nada en Catalunya?
¿Quién quiere, pese a ser catalán y sentirse español, que cada año nos roben 20.000.000.000 de euros (11% del PIB), siendo así la región del mundo que sufre más déficit por parte de su gobierno? ¿Realmente sentirse español en Catalunya compensa eso?
Como residente en Catalunya, ¿quién puede tolerar que por cada 12,7 millones de euros que se invierten en medio-ambiente en el aeropuerto de el Prat, se inviertan 300 millones al de Barajas?
Por muy españolista que uno sea en Catalunya ¿se puede defender que entre 1985 y 2005 sólo se hayan construido en Catalunya 20km de autovías mientras que en Madrid se hagan cerca de 900 en idéntico periodo?
¿Se puede aceptar y no protestar cuando en Catalunya sólo se invierte un promedio del 12% del PIB español anual pese a aportar el 22% del mismo PIB español?
¿Se puede aceptar el agravio que hemos sufrido con el AVE? En Catalunya, por el AVE, el gobierno invirtió 316€ por catalán, pero en el mismo año invirtió 1.198€ por andaluz, 894€ por madrileño, 574€ por aragonés y 407€ por castellanomanchego.
¿Se puede aceptar pagar peajes y más peajes?
Con la dependencia de Catalunya con respecto a España nosotros los catalanes, independientemente de si nos sentimos españoles o catalanes, estamos perdiendo la oportunidad de vivir mejor. Estamos perdiendo la oportunidad de dar un futuro mejor a nuestros hijos.
España es un mal negocio a nivel cultural pero sobre todo a nivel económico, y lo es porque tratar a Catalunya como una colonia forma parte del leitmotiv nacional.

dimarts, 8 de febrer de 2011

Cortinas de humo

No entiendo mucho sobre política internacional pero me voy a permitir unos apuntes. Nos han hecho, y nos están haciendo, ver en los más importantes medios de comunicación que el tal Mubarak (Egipto) es muy malo. Lo mismo nos han hecho creer del otro dictador de Túnez. Misma proyección personal del resto de dictadores del norte de África, Gadafi incluido.
Lo que echo a faltar en esos grandes medios de comunicación españoles es una explicación periodística seria sobre cuales son las alternativas democráticas a tales dictadores.

¿Quizás una democrácia islámica? Si son compatible estas dos palabras.

¿Un régimen integrista islámico?.

¿Una democracia auténtica? ¿Cómo?


Si nos vamos de Guatemala a guatepeor, sería mejor y mucho más serio que los semi-informados corresponsales enviados a esos países islámicos en conflicto nos contasen la verdad verdadera. A saber: que lo más seguro es que a medio plazo esas naciones norteafricanas y de oriente Medio, corren el peligro de convertirse en regímenes donde impere el integrismo islamista más radical, estilo Irán o Arabia Saudita.

¿Por qué entonces tanto empeño en que se vaya Mubarak? Desde luego es muy malo y debe irse. Además tendría que devolver los 40.000 millones de euros (o dólares, no se muy bien) de los que se ha apoderado a lo largo de 30 años de mandato.

¿Será peor el remedio que la enfermedad? En breve lo sabremos.

También pueden ser cortinas de humo que se inventan los medios para tapar agujeros nacionales. Póngase como ejemplo las leyes del tabaco, la violencia de género, las batidas periodísticas contra la iglesia o viceversa.

No importa que tras Mubarak se metan en el gobierno egipcio unos señores con barba que mandan o más bien ordenan en clave política y religiosa a la vez, con una soga en la mano izquierda y una piedra en la otra...

O sea: vamos a tener entretenido al personal para que no piensen que les falta dinero para llegar a final de mes y que estamos a las últimas y pidiendo limosna a Angela Merkel y al BCE.

divendres, 4 de febrer de 2011

Alfonso Guerra demana que es posi fi a 'les peticions infinites' de les comunitats autònomes

El president de la Comissió Constitucional del congrés espanyol, el socialista Alfonso Guerra, fa una crida a aprofitar la crisi per acabar amb les 'peticions infinites' de les comunitats autònomes. En el marc d'una conferència a Madrid organitzada per l'Asociación para la Defensa de la Transición, va afirmar: 'Ens trobem en un moment excel·lent perquè totes les forces polítiques diguin: 'A partir d'aquí el que hem de fer és cooperar i col·laborar entre l'Estat i les comunitats per acabar amb les peticions infinites de les autonomies''. Al seu torn, l'expresident del govern espanyol, José María Aznar, ha reiterat avui que calia abordar 'amb sinceritat' el debat autonòmic 'des d'un punt de vista de disciplina' per tal de millorar el sistema de benestar i la competitivitat institucional.
http://www.directe.cat/noticia/114659/alfonso-guerra-demana-que-es-posi-fi-a-les-peticions-infinites-de-les-comunitats-autonomes

dimarts, 25 de gener de 2011

"Los demócratas de toda la vida"

Hay cierto tipo de «demócratas de toda la vida» que no pierden ocasión para hacer patente su total convencimiento de que «ellos» poseen el conocimiento más amplio y profundo sobre la igualdad de derechos. En un intento infructuoso y ridículo de ser más «papistas que el Papa» y hacer creer que son los más demócratas del mundo mundial, hablan escriben e inclusos hacen incursiones en el lenguaje de los mudos y hasta en morse si se presta, y se dejan la piel a tiras en foros, blog y páginas web para que todo dios asista a su verborrea surrealista sobre qué es y qué no es democracia.
Estos todopoderosos ‘opinadores’ son aquellos que llenándose la boca de LIBERTAD con mayúsculas critican independentismos, nacionalismos y separatismos varios bajo el escudo protector de la sacrosanta Constitución Española y otras martingalas. O sea, confunden la situación actual con lo que antes era el Fuero de los españoles y las Leyes del Movimiento que jamás han olvidado y que llevan incrustados en el más recóndito rincón de su granítico y frío corazón Vete a saber.
Aunque una cosa no sea igual a la otra, es de destacar que muchos de estos nuevos demócratas son los herederos de aquellos otros que, evidentemente, no lo eran ni por asomo. En algunos casos son conversos políticos (más conocidos en lenguaje llano como cambia-chaquetas ).
Antes a los «otros» les llamaban rojos, maquis o anarquistas. Ahora son catalanistas, vascos, disidentes, nacionalistas o directamente independentistas endemoniados, ya sean vascos, gallegos, catalanes o andaluces (que también los hay).
Para estos individuos todo lo que no suene a unidad indivisible de España no es demócrata porque no está escrito en la Constitución ni en su diminuto ‘almario’.
Van lanzando democráticas proclamas como: «Estupendo, estupendo. Hemos de acabar con el sistema de autonomías por el bien de España» o «A ese Joan Laporta le han dado su merecido en Valencia los de la extrema derecha». Algunos van más halla y arremeten contra las policías autonómicas, los sueldos y las escoltas de expresidentes y reivindican un golpe de estado para acabar con tanto desmadre, agravado, por supuesto, por tanto aborto, casamientos entre hombres y mujeres con mujeres, así como el alarmante vandalismo y delincuencia que, ‘indudablemente’ lo provoca la inmigración masiva que sufrimos.
Señoras y señores: son los demócratas de toda la vida. Los moralistas insobornables tanto de izquierdas como de derechas. Los hombres-hombres donde los haya. Los que van a misa de domingo acompañados de su santísima esposa. Claro que ya no tienen edad de ‘querida’ ni tampoco dinero para mantenerla… Pero ven cada noche «El gato al agua» de Intereconomía, aunque estos son valiente y van con la cara al descubierto y proclamando lo que han sido, lo que son y lo que serán. Son aquellos que inconscientemente todavía guardan un cajón lleno de moralina facistóide envuelta en estampas de virgenes y cristos crucificados.
Son los incorruptibles hombres-hombres de toda la vida que predican que Caritas hace una labor encomiable mientras el gobierno (socialista o del PP, que importa) se gasta el dinero en tonterías como el AVE o las autopistas. Repiten hasta la saciedad que los comedores para pobres pagados por la iglesia han aumentado el doble mientras el paro ha llegado a sobrepasar los 4 millones. Y no es que no tengan razón, es que de ahí no salen ni que les metan palillos entre las uñas. Es que jamás ven un avance positivo en el sistema social o político actual cuando es la izquierda o los nacionalistas ‘periféricos’ los que llevan la batuta ¡Dios mío, qué será de nosotros si algún día triunfa el independentismo! Dicen…
Para mi que estos demócratas de toda la vida son los antiguos ye-yes (con perdón de algunos honrados y auténticos ye-yes) que jamás se metieron en política porque les hacia más gracia Los Beatles, Mustang y Sirex, que ya por entonces denostaban a los niños progres y a los jipis por piojosos y por ideas retorcidas e ‘izquierdosas’. Aquellos que nunca iban a las manifestaciones (pero que ahora dicen que fueron los primeros en las barricadas) y preferían las discotecas a los centros sociales y los pubs a las excursiones a La Mola o Montserrat. Aquellos que vestían pantalón acampanado y camisas con colorines y cuello de pico, cuyos padres y abuelos asistían cada sábado a las reuniones de la Falange y de los que adquirieron la costumbre de subir la mano derecha con la palma abierta mientras cantaban una conocida canción guerrera.
Son los mismos fachas de siempre disfrazados de modernos demócratas. Afortunadamente ya nadie les cree aunque se empeñen en seguir escribiendo incansablemente en foros sociales, blog o web de interne, aprovechándose de las nuevas tecnologías, último reducto al que pueden recurrir. Por la boca muere el pez. No son demasiados pero suficientes como para contaminar con su retrógrada ideología a muchas personas crédulas e inocentes.
Ante la violencia, verbal en este caso concreto , no hay más solución que la intolerancia también verbal o escrita.


Pedro Morón de la Fuente


Presidente de Catalònia Acord


(Publicado en la Agenda Catalònia Acord de Nas de Barraca nº 292 enero 2011)

dimarts, 18 de gener de 2011

Autonomías en peligro

De nuevo los actuales líderes salvadores de la Patria arremeten contra las autonomías. Unos solapadamente (ZP) y otros de la manera más descarada (Rajoy).
Es evidente que la Constitución Española puede cambiarse, pero alto: solo cuando conviene a los intereses de la España Grande y Libre en lo Universal. En ese caso concreto pobres de los catalanes y vascos si nos equiparáramos a la media nacional en PIB. Jamás nos llegaría nuestra parte asignada en el presupuesto de inversiones. No nos llega ahora y somos contribuyentes netos…

La llamada España está entrando en un juego bastante peligroso, un juego que puede acabar como el rosario de la aurora y que consiste en ir concediendo democráticamente competencias a las autonomías, después intentar recortarlas y finalmente amenazar con quitarlas de nuevo o acabar con el mismísimo estado de las autonomías. Es fácil adivinar que algunos lo que desean fervientemente es acaparar todo el poder del estado y utilizarlo a su antojo. De esta manera nadie se sentiría estafado ni oprimido por las dichosas balanzas fiscales, por ejemplo.
Ahondando un poco más en la cuestión, lo que proclaman en las últimas semanas es que están deseando de echarle mano a las competencias dels Països catalans y al concierto del país Vasco. El resto les importa un bledo. Así de claro. La contrapartida es que actuando de esta manera tenemos 100 independentistas más por segundo.
A mí ya me va bien, que sigan demostrando que el nacionalismo español jamás ha sido inteligente.

Amnistia Internacional

Una entrevista sobre la Feria de Abril de Barcelona