diumenge, 23 de setembre de 2012

Los botiflers se descubren ellos mismos, por suerte


Efectivamente: hay personas que estropean el mobiliario urbano al manifestar sus opiniones. A estas personas se les ha puesto un poco difícil ya que las fuerzas del orden público han articulado mecanismos en la red para que los ciudadanos denuncien estos actos anónimamente.
Mientras tanto hay otros bandidos que están en la misma red y nadie los vigila, más bien los permiten y les ríen las gracias. Son los fascistas que van derramando odio y expandiendo mentiras contra Catalunya y los catalanes.
Cada cual puede exponer sus ideas libremente sea dónde sea, eso es democracia. Digo IDEAS NO MENTIRAS. Parece ser que el mentiroso al que he apelado en este blog en varias ocasiones con respecto a las embajadas catalanas sigue empeñado en lo mismo, siendo mentira. Y advierto que mientras siga diciendo lo que no es en esta red le iré respondiendo como considere oportuno. Ya es una cuestión personal, aunque más bien debería ser una cuestión de todos.
A estos son a los que debe perseguir la justicia (si es que la hay) y meterles una multa que se peguen un mes a pan y agua. Parece mentira que gente trabajadora de toda la vida sean precisamente los votantes de la extrema derecha y los que expanden las ideas facistas contra su propia nación: Catalunya. Lo siento pero la actuación de estos botifles es superior a mi, no la soporto. A este tipo de personajes habría que expulsarlos de cualquier organización democrática. Me consuelo pensando que son ellos mismos los que se descubren ante el resto de los ciudadanos.

Amnistia Internacional

Una entrevista sobre la Feria de Abril de Barcelona